El caso HBO Max y cómo los Proveedores de Internet, las Empresas Tecnológicas y los Medios de Comunicación Trabajan en Contra de los Usuarios


HBO Max es increíble. No porque sea un buen servicio, sino por la cantidad de problemas con el ambiente mediático que personifica. Si alguna vez tuviste problemas para ver dónde se entrelazan los monopolios, la neutralidad de la red y la tecnología, bueno, entonces dale las gracias, supongo, a AT&T por su logro en HBO Max. Nadie sabe lo que se supone que se debe hacer, pero todo el mundo puede ver lo que está mal.

Para que conste, HBO Max es un servicio de streaming de AT&T, que es dueña de Warner Bros. y, por supuesto, de HBO. HBO Go, por el contrario, es la aplicación para la gente que se suscribe a HBO a través de un proveedor de cable o satélite. Y HBO Now es una versión de suscripción  digital de HBO. HBO Max no es, de alguna manera, HBO. Es un nuevo servicio de streaming, como Disney+, que ofrece tanto los catálogos de HBO y Warner Bros, así como nuevas exclusivas. El nombre, que enfatiza a HBO y no alerta a la gente de que es un servicio donde pueden ver Friends, se ha convertido en un problema de marketing.

Pero el problema de marketing, aunque hilarante, no es donde están las mayores preocupaciones. El verdadero problema es que AT&T ofrece HBO Max de forma gratuita a los clientes con ciertos planes, sin contar con los límites de datos para sus clientes móviles, y lanzando sin soporte para ciertos dispositivos de TV.

Repasemos lo que está pasando aquí punto por punto.

Primero: en Estados Unidos, HBO Max es gratis si eres suscriptor de ciertos planes de AT&T: Internet de alta velocidad para el hogar, planes de telefonía móvil ilimitada y planes de DirectTV de primera clase, por nombrar algunos. Pero los estadounidenses pagan más por una Internet peor que sus pares en Europa y Corea del Sur. Con el Internet de alta velocidad para el hogar, la mayoría de los estadounidenses tienen dos o menos opciones. La elección más significativa que hace un suscriptor de Internet doméstico de AT&T en los Estados Unidos es entre un servicio caro de baja velocidad o un servicio muy caro de "alta velocidad".

Esta falta de elección significa que no hay razón para que AT&T o cualquiera de los otros grandes proveedores de Internet tengan un producto de mejor calidad o un mejor servicio al cliente. Saben que pagaremos porque en 2020, casi todos nosotros necesitamos acceso a Internet en casa. Cualquier servicio de Internet se venderá muy bien, y es más lucrativo, a corto plazo, que los proveedores ofrezcan una Internet lenta y cara que una Internet rápida y buena. Y ni hablemos de Latinoamérica, donde en varios países, el servicio de Internet es pésimo y caro, o no se puede seleccionar otras opciones debido a los oligopolios permitidos por el gobierno de cada país.

Dados estos altos precios, HBO Max no es "gratis". AT&T ya está ganando dinero a pulso, y ahora llega a reportar a los clientes premium de AT&T como suscriptores de su nuevo servicio de streaming a sus inversores, inflando el crecimiento.

Segundo: AT&T no está contando a HBO Max dentro de los límites de datos de sus planes móviles. Los topes de datos son artificiales: existen para que haya planes más caros, no para gestionar la capacidad. No contar los datos usados por una aplicación contra un tope de datos es una práctica conocida como "calificación cero". Cuando un ISP pone a cero sus propios contenidos y aplicaciones, o los de sus socios favoritos, eso viola el principio de neutralidad de la red.

La neutralidad de la red es el principio de que todos los datos en línea son tratados por igual por los proveedores de Internet, de modo que no pueden manipular lo que ves en línea bloqueándolo, ralentizándolo o priorizando los datos de aplicaciones y servicios privilegiados. Esto, en Latinoamérica, se ha visto muy de cerca durante la pandemia del COVID-19, en donde algunos proveedores han ralentizado las velocidades de Internet a algunos abonados que no han pagado la mensualidad, a pesar que hubo legislaciones aprobadas prohibiendo el cobro durante la crisis.

En el caso de AT&T y HBO Max, AT&T tiene un programa de "datos patrocinados" que permite a las empresas pagarle para que sus datos tengan una tasa cero. Pero cuando HBO Max hace eso, AT&T sólo se paga a sí misma a través de una convención contable sin sentido que no le cuesta nada (a diferencia de los competidores que le dan dinero por un tratamiento equivalente de tasa cero). AT&T hace esto todo el tiempo.

Así que si Disney+ o Netflix o una compañía más pequeña tratando de competir con los grandes quiere que su contenido esté en igualdad de condiciones, tendrán que pagar una tarifa que HBO Max no paga.

Esto no significa que HBO Max sea una mejor oferta en un teléfono de AT&T. Ya estás pagando demasiado por los datos y, de nuevo, este truco ayuda a impulsar los números de abonado de AT&T sin que le cueste nada a la compañía. También es manipulador. Encauza a los clientes de AT&T que quieren entretenimiento pero que tienen tapas de datos artificialmente bajas en el propio contenido de AT&T.

Y según el Pew Research Center, aquellos que dependen de los teléfonos inteligentes para acceder a Internet tienen más probabilidades de ser jóvenes, afros, hispanos, de bajos ingresos y pertenecientes a zonas rurales.

Por último: HBO Max fue lanzado sin soporte en ciertos aparatos de televisión. Administrar todos estos servicios de streaming y suscripciones es un dolor de cabeza, y mucha gente lo hace con aparatos como Roku o Amazon Fire TV. Esto es particular en Estados Unidos.

A veces estos son dispositivos separados, y a veces el smart TV solo viene con uno incorporado. En Latinoamérica esto no suele pasar, ya que muchos de los televisores que están disponibles en el mercado suelen tener un sistema operativo propietario con una selección de canales o aplicaciones bastante limitado. Además de ello, otras marcas de TV han optado por el uso de sistemas Android sin soporte de Google, o Android TV, pero esto ha hecho que el mercado sea prácticamente monopolizado por este tipo de televisores.

¿Y adivina qué? Si tienes un televisor de estos, no estabas viendo HBO Max cuando fue lanzado. AT&T no hizo acuerdos con estas compañías, así que HBO Max no estará disponible en esos aparatos. ¿Recuerdas que las compañías de cable y satélite se pelean con las cadenas de TV por las tarifas, a veces llevando a cortes de programación? Bueno, lo mismo ocurre ahora entre los servicios de streaming como HBO Max y los fabricantes de hardware y software para verlos. Así que incluso si tienes una suscripción "gratuita" a HBO Max, puede que no puedas verla en tu Roku TV. Lastimosamente, en Latinoamérica, a pesar de que Roku lleva tiempo en el mercado, no ha podido tener acuerdos con empresas como FOX, Sony, TNT, etc... Esto sumado a la prohibición de los dispositivos Roku por parte de Televisa en el 2017, haciendo que cualquier intento de convenio se haya ido al piso por esta situuación.

Los servicios de televisión por cable y satélite casi siempre han requerido que los suscriptores alquilen un hardware especial, ese feo y consumidora de energía que se paga mensualmente. En 2016, los fabricantes de hardware y software de televisión pidieron a la FCC que "desbloqueara la caja" aprobando normas que exigieran que los servicios de cable y satélite pusieran sus canales a disposición a través del hardware y el software que el cliente eligiera, utilizando un conjunto de normas de la industria para conectar esos dispositivos. Los estudios y las cadenas de televisión lucharon con vehemencia contra esa propuesta. Argumentaron que las nuevas normas no eran necesarias porque los servicios a través de Internet, como Netflix, Amazon Prime y ahora HBO Max, se ejecutarían automáticamente en todos los dispositivos del consumidor.

El resultado era fácil de predecir: Dichas reglas nunca se cumplieron, y las aplicaciones como HBO Max no se ejecutan en todos los dispositivos, sino sólo en aquellos cuyos fabricantes hicieron tratos con AT&T. O lo que es peor, obligando a los usuarios a utilizar dispositivos móviles. Esto es en el caso de aplicaciones PLAY o GO tipo TNT GO, ESPN Play, Paramount Plus, MTV Play, entre otros.

En la era del corte de cable, Roku y Amazon Fire TV tienen el 70% de la cuota de mercado en Estados Unidos para este tipo de dispositivos. Los usuarios están atrapados en medio de una pelea entre gigantes solo para ver el contenido que supuestamente reciben "gratis" o que ya han pagado. En Latinoamérica, debido a los problemas que ha tenido Roku, no ha podido asentarse en la región, amén de que los mismos proveedores de cable estén boicoteando las negociaciones con los canales premium para su incorporación a estas plataformas, no solamente Roku, sino Android TV. Básicamente estos proveedores de cable quieren que los usuarios solo vean sus contenidos en teléfonos celulares, haciendo que una inversión de un televisor o de un dispositivo como Roku sea inútil en algunos casos. Esto con servicios como Netflix o Amazon no pasa.

Ahora bien, además de eso están las denominadas TV BOX, pero el problema con ellas es que no se puede acceder a los contenidos debido a que los creadores de estas apps legales exigen protecciones adicionales de DRM, las cuales están embebidas en el firmware de estos dispositivos, haciendo que el uso de plataformas como Netflix o Amazon esté bloqueado o ralentizado. Además de que ya hay voces que han pedido la prohibición de su venta en algunos países.

Necesitamos más opciones para nuestros proveedores de Internet, para que no puedan seguir cobrando más por un mal servicio. Necesitamos más opciones para que no puedan aprovechar su público cautivo para sus nuevos servicios de video. Necesitamos neutralidad en la red para que estas compañías gigantes no puedan crear feudos en los que manipulen cómo pasamos nuestro tiempo en línea. O, en el caso donde no hayan leyes de neutralidad, establecer parámetros claros en donde no se permitan que los proveedores de Internet bloqueen, restrinjan o ralenticen servicios en beneficio de sus propias plataformas exclusivas. Y necesitamos que nuestra tecnología sea liberada de los tratos corporativos para que obtengamos lo que pagamos.

COPYRIGHT: Este es una traducción al español por parte de Hollogram Television del artículo "Streaming Is Laying Bare How Big ISPs, Big Tech, and Big Media Work Together Against Users", escrita por Katharine Trendacosta para la página Electronic Frontier Foundation.  El contenido original escrito está puesto en letra itálica.

Tal vez te interesen estas entradas

disqus